Zahara me entrevista en la cadena Ser

Escrito por: Marta Fierro en radio el Lunes 1 sep 2014


Un trocito de mi libro…

Terminando ya mi libro. Muy contenta con como ha quedado. Gracias a quienes han colaborado y lo han hecho posible. Creo que si me pongo a dar las gracias a toda la gente que me ha apoyado con este proyecto, inspirado e influído para esto tendría que escribir otro libro… Espero que puedo salir para octubre-noviembre si todo va bien. La editorial que los sacará es “Leeme libros” (que ha editado otros libros como “Futbolistas de izquierdas” o “lo llevamos crudo” entre otros). Además estoy preparando una playlist musical para quien compre el libro se lleve la banda sonora de mi vida.
Para enseñaros un poquito, os dejo con un texto, escrito por mi tío. A ver si os gusta:

-
El año que nació Marta fue el año que los Rolling Stones saltaron al escenario tocando “Under My Thumb” bajo una tromba inmensa de agua que refrescó el bochornazo insoportable que se había instalado en el Vicente Calderón. Su padre, yo y unas cincuenta mil personas más estábamos allí dejándonos llevar por el sonido envolvente de las afiladas guitarras de Richards y Wood, el rítmico bajo de Wyman y los acordes sincopados de Charlie Watts (entonces no tan mayor) y, cómo no, alucinados con la cara, las poses y los saltos del eterno Mick. ¡¡Forever, chicos!!
Tengo varias imágenes grabadas de Marta en mi disco duro, aunque a esta edad anda algo tocado. Una de las primeras es verla dar sus primeras carreras en nuestras vacaciones en la playa frente a las Islas Cíes, yo con los cascos de mi walkman puestos oyendo continuamente dos cintas: “La ley del Desierto, la Ley del Mar”; y “Stop Making Sense” (1984). De vez en cuando me quitaba los cascos y se los ponía a la pequeña Marta para hacer balancear su “cuerpecín” de gallegota.
Marta crecía a ratos en nuestra casa familiar (vacaciones especialmente), mientras yo me levantaba con resaca para ver juntos la Bola de Cristal, La Pandilla Basura y las actuaciones de los grupos más molones de esos momentos. No, perdón, ¿he dicho molones? Molones no, que yo no soportaba Aplauso y me daban taquicardias al ver al Fradejas. Lo que veíamos juntos eran los grupos más “modernos” del panorama nacional de primeros de los ochenta, esos que algunos bautizaron como de La Movida (termino que yo y muchos más no llegamos a entender nunca). En fin, que Marta creció de mito en mito: Los Rolling Stones, La Bola de Cristal… Andando, siempre andando, un poco más, hasta la fiebre (no del sábado noche, que ya había pasado, gracias a Dios).
La fiebre de Marta se produjo después, un poco más tarde, y todo porque por aquellos tiempos lejanos encontré algo inaudito (musicalmente hablando). Pero antes he de mencionar una cosa para que me comprendáis. Mis primeros dos singles (comprados a un chori del barrio que los mangaba en El Corte Inglés por el método de doble fondo de la cazadora) fueron: “Miss You”, de los Rolling Stones, y “Blame it on the Boogie”, de los Jackson Five (ambas canciones de 1978). Y es que mis gustos musicales fueron siempre diversos: rock, soul, funky, reggae, pop, pop y pop, mucho pop, y flamenco. Sí, flamenco. ¿Qué pasa? El flamenco es algo que exportamos al mundo, que nos da riqueza, y hay que mimarlo, cuidarlo, porque es único y nace de las entrañas, como el blues, como el soul, como el góspel… Como el quejío.
Retomando lo de los mitos y la fiebre. Ya andaba Marta corriendo y saltando cuando llegaron a mis oídos (y luego a mi estantería) dos discos que marcaron en mi cabeza ese sonido que aún revolotea y que me hace chasquear los dedos, moviendo los pies sin darme cuenta (como en “Full Monty”), balanceando mis caderas… Tranquilos, que no voy a empezar a desprenderme de la ropa que cubre mis vergüenzas, que esas siguen siendo mías. Esto solo es un intento de aproximarme a la definición de lo que siento al escuchar esa música, cómo te entran ganas de bailar con los movimientos que cada uno tenga imbuidos en su natural desenvoltura. Los discos a los que me refiero son: “Off the wall” de Michael Jackson (1979) y “Midnight Love” de Marvin Gaye (1983). Sí, uno es anterior al otro, pero llegaron a mis oídos al mismo tiempo mientras tomaba alguna copa en un disco-pub de esos que había en los bajos de la calle Orense (y especialmente uno donde acudía personal americano de la base de Torrejón de Ardoz). ¡¡Esas guitarras!! ¡¡Oigo guitarras, quiero guitarras, suenan guitarras!! (Antonio Vega). Bueno, guitarras, trompetas, trombones, bajos, baterías, teclados… Todo estaba perfectamente conjuntado en un sonido absolutamente armónico para mis oídos, un despertar de los sentidos, un frenesí acústico en mi mollera, un chasquido que sin querer suena en mis dedos, un golpeteo que sin querer hacen mis pies y, a veces, hasta te descubres dando una palmada que retumba en la habitación. ¡¡Uhauuu!! Ritmo, ritmo, ritmo, música, música, música.. ¡¡Y a gozar!! Ozú, me ha quedado una expresión como muy latina.. solo ha faltado decir “Assucar!!”… Será mi parte de subconsciente que también goza de los arreglos orquestales de timbales y demás instrumentos de las bandas latinas (no, de las de maleantes con los pantalones bajaos no, de las de salsa y desenfreno caribeño).
Quizás fue la repetición constante del sonido de “Off the wall” lo que empezó a imbuirse en la cabeza de Marta. Hasta que ese chaval al que yo admiraba con su pelo afro se transmutó en zombie, y el mundo del pop cambió, y mi sobrina se hizo casi mayor. Cogió la fiebre musical y empezó a tener su propio gusto y criterio. No obstante, he de señalar que siento que he fracasado a la hora de dar continuidad a mis gustos musicales en la persona de Marta. Mientras que yo me emociono con la Banda Sonora de Los Reyes del Swing, con el rock & roll de los cincuenta y sesenta, con el sonido motown, con el soul-pop de los ochenta y la primera década de este nuevo milenio, con los clásicos del rock casi mamados en los setenta… Mientras disfruto de todo eso, mi niña pequeña ha decidido avanzar más allá de mi conocimiento, de mi sentidos, descubriendo nuevos mundos ajenos a mí. Y aun así, ¿cómo no voy a estar orgulloso de ver que uno de mis retoños quiere explorar, quiere descubrir, quiere hacer cosas nuevas? ¿Cómo no estar orgulloso si quiere ser honesta con ella misma y dejarse la piel (en el pellejo, como dicen los Gomaespuma) haciendo lo que más le gusta?
Pasado el tiempo y oyendo ahora a Marta, creo que tuvo una buena escuela musical. Podía haber sido mejor, pero es lo que hay respecto a mi música, lo que yo alcanzaba. Y de lo que hubo musicalmente (aunque fuese poco), sólo las mejores personas, las que poseen el Don, saben ofrecer a los demás el mejor estilo, el mejor plato que degustar. Y Marta tiene el Don.
Y sé de lo que hablo, porque para mí la música me dejaba sin comer, fumar y beber durante días. No es que fuese un enfermo, pero si quería un disco (“Breakout” de los Swing out Sister, por ejemplo) y no tenía dinero dejaba de comerme el bocata en la universidad, gorroneaba cigarrillos a mis amigos (disculpad chicos, pero ahora podéis comprender que había un fin mejor) y, lógicamente, dejaba de ir a los bares, por mucho que los pesados de los Gabinete me lo recordasen una y otra vez. Creo que todo ese pequeño esfuerzo merecía la pena, porque me ofrecía algo que no tenía en el mundo: el sonido, la melodía, emociones sin ver imágenes. La música es algo que me despega de la realidad sin necesidad de LSD o cualquier otra sustancia. La música es principalmente alegría. La música es para compartir. La música es tranquilidad para los momentos de relax. Como expresar entonces con palabras que se me ponen los pelos de punta al escuchar el “Boys Don’t Cry” de los Cure, o el “Should I Stay or Should I Go” de The Clash.
Marta vive la música con la misma pasión con la que la vivo yo. Para mí, eso es un don, una virtud. No hay que esconderlo. Si lo siente así, si te lo puedes permitir, ¡salta! (no es mío, es de Tequila) y sigue el ritmo como si pertenecieras a la banda de los Blues Brothers, continua adelante (One Stop Beyond, Madness). Cómo expresar entonces el orgullo que siento al ver que ese esfuerzo por recopilar sonidos y esa enorme ilusión por disfrutarlos ha servido para mejorar genéticamente la especie. Cómo… Eso es algo difícil de contar.

Escrito por: Marta Fierro en noticias el Miércoles 20 ago 2014


10.000 Km de gracias!

Mil gracias a todos los que estáis bailando conmigo este verano. Casi 10.000 km llevo ya pinchando por todas partes y aun queda agosto y septiembre!
Gracias Sonar, LGTB Madrid, Diversia Elche, Fardelej, Ochoymedio, BBK, Electrosplash, PortAmerica, ArtFest, ArenalSound, SantanderMusic, Noise Off… y los que quedan!
Gracias por todo el apoyo, por seguirme, aguantarme y por todo lo que me demostráis día tras día escuchando, bajando y compartiendo mis sesiones en internet o poniendolas en casa o en el coche, recomendándoselas a vuestros amigos y demás.
Gracias a mi manager Agustín, a mi tour manager Serch, a Subterfuge, Charco, SMA, Señor y Señora Clever, a las marcas que me apoyan Adidas, Red Bull, Estrella Galicia, Bench, Lacoste L!ve, Native Instruments, Traktor, HTC…
Gracias!!

Escrito por: Marta Fierro en Sin categoría el Lunes 4 ago 2014


Sesión en ElectroSplash 2014 y videos en PortAmérica y entrevista en Sónar.

 

 

Escrito por: Marta Fierro en entrevista, Eventos, sesion, video el Miércoles 23 jul 2014


Verano.

Escrito por: Marta Fierro en Eventos, noticias el Martes 8 jul 2014


Sábado Orgullo LGTB en Madrid.

El sábado pasado pinché en el orgullo LGTB para mas de 300.000 personas que se juntaron en la plaza de Colón, paseo de la Castellana y Recoletos.

Fué mágico e increible! Gracias a todos por quedaros a bailar conmigo después de la manifestación!
10401414_10204093083187998_4724601416330341205_n
10457589_10204093086068070_3469480865515737770_n
10505551_10204093083588008_8934557685440301088_n

 

Escrito por: Marta Fierro en Sin categoría el Lunes 7 jul 2014


Libro.

Como ya adelantaba hace unos meses, escribo un libro sobre mi vida como DJ junto a Juanje López (Motel Calor) de caracter autobiográfico, con anecdotas, experiencias, consejos y decisiones buenas y malas que he tomado a lo largo de mi carrera, entre otras muchas cosas. A día de hoy ya está terminado a falta de unas colaboraciones de otros DJs, prólogos de DJ Amable, Cora Novoa y Fernando Fuentes e ilustraciones. Pero finalmente saldrá a final de verano (de cara a octubre o así) con la editorial Leeme Libros.

 

Escrito por: Marta Fierro en noticias el Lunes 7 jul 2014


Nuevo booking.

A partir de ahora formo parte del Management internacional de Charco donde Agustin Lopez (aka ARBUSTO) sigue siendo mi manager de cara a eventos fuera de España y coordinando mas cosillas aquí y allí. En Subterfuge Records se encargarán de prensa y de mis EPs, producciones, etc. Y a partir de ahora quien se encargará de mi booking NACIONAL será Serch Clever asi que aunque podéis seguir contactando a Agus para mis bolos y mis cosas, también podéis hablar con Serch, o conmigo y ya os derivo a él.
O sea, que tengo un EQUIPAZO.
Y va a ser un verano GENIAL. Y lo que queda de año!
Y yo os lo voy a demostrar.

MANAGEMENT: Agustin Lopez Costa Paz – agustin@charco.biz

BOOKING: Sergio Pujol – serch@clevers.tv

PRENSA: Gema del Valle – Gemma@subterfuge.com

Escrito por: Marta Fierro en noticias, Sin categoría el Domingo 22 jun 2014